UN FRENTE COMÚN ES EL ANDAMIAJE PARA GENERAR JUSTICIA EN EL CAMPO: ISMAEL HERNÁNDEZ DERAS

· El líder de la CNC llamó a instituciones, organizaciones, académicos sectores y productores a unirse para responder al sector social campesino
· Para lograr un buen Plan Agrícola Nacional necesitamos tener políticas consistentes y excelentes funcionarios

Si bien el sector social del campo mexicano ha respondido de manera favorable a las políticas públicas del Gobierno Federal en los últimos años, la Confederación Nacional Campesina (CNC) reconoce que “tenemos un campo con baja productividad y altos niveles de pobreza”. Requerimos de respuestas de la parte oficial para impulso del sector social del campo”, señaló el dirigente de la CNC, Ismael Hernández Deras.

Reconoció el ánimo de las organizaciones del campo de “hacer un solo frente en el país y poder ser complementarios para responder con una posición integral a todos y cada uno de los niveles de la nueva sociedad rural, propuesta que hemos encontrado en el presidente del Consejo Nacional Agropecuario, Bosco de la Vega”.

Al participar en la mesa redonda sobre “Planeación Agrícola”, junto con el subsecretario de Agricultura, Jorge Narváez, el presidente del Consejo Nacional Agropecuario, Bosco de la Vega, y el presidente de la Confederación Nacional de Productores Rurales, Eduardo Orihuela Estefan –en el marco de la Expo México Alimentaria “Food Show 2017”—expresó que podemos contrastar dos realidades que enfrentamos en el sector agropecuario mexicano.

LA CNC, dijo, es la primera en reconocer las fortalezas, pero también los más obligados en reconocer los serios desafíos que debemos de enfrentar.

En México, 20 de cada 100 mexicanos radica en zonas rurales, pero su contribución al Producto Interno Bruto es de apenas el 4 por ciento.

En las zonas urbanas 39 de cada 100 mexicanos viven en pobreza; en las zonas rurales 58 de cada 100 mexicanos viven en esa situación. Es decir, casi un 50 por ciento más.

En la realidad son notorios dos campos mexicanos. “Tenemos estados principalmente del norte y del centro del país que crecen a tasas superiores al 5% (Sinaloa y Guanajuato, son ejemplo de esta estadística), y en contraste tenemos estados, principalmente en el Sur, que enfrentan serios rezagos sociales (Chiapas, Oaxaca y Guerrero entre otros).

El campo, afirmó, debe ser protagonista del acontecer nacional e internacional y reflejar en las reformas estructurales impulsadas por este gobierno federal les lleguen, aterricen y sean uno de los andamiajes más importantes para generar justicia en el campo mexicano.

Un reto que tenemos, explicó, es “cómo organizarnos y cómo pasamos de padrones de beneficiarios que en ocasiones se convierten en barriles sin fondos a padrones de proyectos productivos del sector social para incorporarnos a una verdadera alianza con el sector productivo, el sector académico y aportar lo que nos corresponde para combatir la pobreza que hay en determinadas zonas rurales.

Destacó la presencia de funcionarios del sector agropecuario y en particular de la Secretaría de Agricultura, que dirige su titular José Calzada Rovirosa y el subsecretario Jorge Narváez, quienes junto con la CNC, la CNPR y el CNA, son factores fundamentales en los esfuerzos por lograr el esquema de Planeación del Sector Agropecuario Nacional. “El campo ha sido y será vital para el desarrollo de México”, puntualizó el dirigente cenecista.

De igual manera, reconoció los resultados del Presidente Peña Nieto, al recuperar parte del terreno que habíamos perdido y se han concretado nuevos logros, entre los que destacó que, “en 2016, la balanza agropecuaria registró nuevamente niveles positivos.

Propuso que la Planeación Agrícola Nacional debe estar basada en tres grandes ejes:

El campo debe ser protagonista del acontecer nacional e internacional.

Impulsar un ambicioso programa de construcción y modernización de la infraestructura agrícola.

Y revisar a fondo o en su caso modificar, los programas de fomento agropecuario y los esquemas de precios, subsidios, incentivos y comercialización.

Los programas deben promover la inversión pública y privada en el campo y garantizar el acceso a los productores.

About the author: Prensa CNC