RIEGO TECNIFICADO, LA FORMA MÁS EFICIENTE DE UTILIZAR EL AGUA EN LA AGRICULTURA: ISMAEL HÉRNANDEZ DERAS

• México cuenta con 39 mil unidades de riego, 86 distritos de riego y 170 mil 300 pozos profundos
• El agua tratada de una forma segura es una fuente sostenible y asequible de agua y energía

Si bien el agua es uno de los recursos naturales más preciados por su importancia en la agricultura, los usos urbanos e industriales, cada vez se agota por la creciente demanda y porque su uso está comprometido por los sectores productivos y de ampliación urbana, dijo el dirigente de la Confederación Nacional Campesina, CNC, senador Ismael Hernández Deras.

En México el agua se distribuye de la siguiente forma: uso agrícola, 77 por ciento; abastecimiento público, 14.5 por ciento; generación de energía eléctrica 4.9 por ciento, e industria autoabastecida, 4 por ciento.

En ceremonia conmemorativa del “Día Mundial del Agua”, consideró que el futuro del vital elemento en nuestro país, depende en gran medida de la aplicación de la ciencia y la tecnología, sobre todo en la agricultura, actividad que es usuaria del 76 por ciento del potencial de agua superficial y del subsuelo.

Se han dado avances muy importantes en la tecnología de sistemas de riego por aspersión, goteo y pivote central, sobre todo en las unidades de riego que extraen este recurso del subsuelo, mas no en los grandes sistemas de cultivo.

Actualmente México cuenta con un poco más de 6.5 millones de hectáreas de riego, pero será necesario aumentar este potencial en 4 millones más con riego tecnificado en los próximos veinte años, a fin de hacer frente a necesidades alimentarias tanto en la agricultura como en la ganadería, así como de exportación de frutas, hortalizas, legumbres y una gama de alimentos de gran demanda en el extranjero.

El agua que se capta en más de 140 presas de almacenamiento de gran capacidad y en otros cuerpos de agua, alimenta a 86 Distritos de Riego, los cuales abarcan una superficie de 3 millones de hectáreas, mientras que 39 mil 500 unidades de riego, que aprovechan el agua del subsuelo, surten del vital líquido a 3.5 millones de hectáreas.

El reto más importante en esta rama de la agricultura, dijo el dirigente cenecista, es aumentar la eficiencia en el uso del agua, el cual no llega al 40 por ciento, por lo señalado de evaporación, agua en exceso en el sistema parcelario, y filtración por irregularidades en las redes de distribución.

Las aguas residuales, comentó, deben ser parte de la solución. El agua tratada de una forma segura es una fuente sostenible.

Otras aportaciones son: promover la utilización de sistemas de captación de agua pluvial, hacer obligatorio el reuso de aguas residuales, alentar el desarrollo de la acuacultura y proteger y promover áreas y/o zonas de recarga de acuíferos, entre otras.

Por otra parte, añadió Hernández Deras, hay que atender el problema de la contaminación de los ríos y de cuerpos de agua. En el mismo sentido, añadió, que las autoridades correspondientes relacionadas con el control y vigilancia de empresas que tienen la responsabilidad de producir y comercializar agua embotellada, cumplan con la ley y la normatividad, frente a denuncias de instituciones académicas de México y del extranjero, sobre residuos de contaminación con la presencia de plásticos en agua embotellada, de lo cual dieron fe estos días todos los medios de comunicación.

De acuerdo con reportes de Naciones Unidas, el agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos y la gama de servicios que prestan, juegan un papel sumamente importante en la reducción de la pobreza, en el crecimiento económico y en la sostenibilidad del medio ambiente.

El agua propicia bienestar de la población y fomenta el crecimiento inclusivo. Tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que tienen que ver con la seguridad alimentaria y energética, en la salud humana y en la conservación y mejoramiento del ambiente.

About the author: Prensa CNC