MÉXICO, PAÍS DE ARTESANÍAS ANCESTRALES

• En México existen más de 12 millones de artesanos
• De acuerdo con FONART 668 mil artesanos requieren apoyo para incursionar en los mercados nacionales e internacionales.

Con motivo del Día Internacional del Artesano, este 19 de marzo, la Confederación Nacional Campesina hará honor a este gremio de artistas, no debidamente reconocido, a pesar del gran ingenio para utilizar materiales que ‘dan vida’ a todo tipo de figuras mediante la moldura de la madera, la tierra, el barro y muchos de los metales capaces de ser forjados y trabajados con sensibilidad por los hombres, mujeres y jóvenes por generaciones.

Nada raro resulta encontrar artesanías hechas con el trabajo fino e inteligente mediante la transformación de materias primas y de todo aquello que ofrece la naturaleza a los humanos que, con sus mentes y sus extremidades, dan forma caprichosa a figuras, esculturas, toda clase de prendas de vestir; instrumentos musicales, muebles para el descanso, utensilios de cocina, decoración de las viviendas, pinturas o solamente para admirar grandes obras que son la maravilla para el gusto, la alegría y la admiración.

De acuerdo con el Fondo Nacional de las Artesanías (FONART) la población atendida con programas en 2014, ascendió a más de 35 mil personas, pero existe un potencial de 668 mil que requieren de apoyo y organización para concurrir a los mercados nacionales e internacionales.

En todos los lugares donde hubo asentamientos humanos en el pasado, dentro del territorio mexicano, existieron artesanos dedicados gran parte de sus vidas en idear instrumentos para el trabajo artesanal.

En prácticamente todas las ciudades mexicanas y en muchas del extranjero, existen exhibiciones y tiendas comerciales de artesanías, que son el orgullo de cada entidad federativa o región, de acuerdo con sus características naturales de flora y fauna, de elementos metálicos y minerales no metálicos de las distintas localidades, como la cantera, el tezontle, el tepetzil.

Los antecedentes de las artesanías se remontan hasta el hombre primitivo que, con cualquier material que le ofrecía la naturaleza, preparaba sus herramientas para cazar o simplemente para defenderse de las bestias salvajes; utensilios para preparar sus alimentos, crear sus viviendas para protegerse de las inclemencias del tiempo; embarcaciones para navegar por mares y ríos, y toda una gama de instrumentos que les permitieron avances notables y eficiencia en sus tareas cotidianas.

En épocas recientes, se han instalado miles de tiendas en México y en el extranjero, que comercializan finas piezas artesanales, ropa de vestir de todo tipo, joyería que es ejemplo de reconocimiento en el país y el extranjero, todo ello trabajado con las manos, el ingenio y la magia de mexicanos y mexicanas.

Se han creado diseños que representan mucho de la cultura y el arte mexicanos desde tiempos ancestrales, sobre todo de culturas indígenas. En el plano industrial, ha trascendido la fabricación de muebles, con un estilo “auténticamente mexicano”, y artesanías para decoración, desde hierro forjado, cerámica y arte étnico.
Para muchos mexicanos los trabajos del Arte Talavera, son ampliamente reconocidos como originarios del estado de Puebla, donde deriva su denominación de origen.

Los Huicholes son grupos que dominan regiones de Jalisco, Zacatecas, Durango, Nayarit y Colima, en la región occidental de México. Ellos trabajan el arte en diversas figuras donde utilizan la chaquira, convertido en admiración de propios y extraños de México y el mundo.

La industria textil también forma parte destacada del arte étnico mexicano. Los grupos huicholes son ejemplo de diseño de vestidos de gran colorido elaborados con manta y con telas de algodón. Pero el avance que ha trascendido nuestras fronteras en el arte con que son tejidos vistosos vestidos y ropa típica, hay que reconocerlo a los estados de Yucatán, Oaxaca, Chiapas, Veracruz y Tamaulipas.

Las artesanías son la conexión entre generaciones de la cultura mexicana. Esto, por una parte es la razón de que, pasados varios siglos, las tradiciones se conservan de generación en generación, pero algo muy importante es el hecho de que, para quienes se dedican al comercio de estas artesanías, ganan dinero y constituye una fuente de ingresos y de empleo en zonas rurales y urbanas.

En muchas ciudades del extranjero, de América y Europa, operan tiendas de artesanías mexicanas que han hecho de esta actividad, su principal fuente de ingresos. El arte que llama la atención es la sencillez con que se fabrican innumerables utensilios que llevan implícito el arte. Podemos ver bolsas de mano, hechas con hojas de palma; máscaras espectaculares hechas arte con el amasijo de ciertos materiales que están a la mano de los artesanos; platería y joyas de oro elaboradas con el arte que sólo lo tienen los verdaderos artesanos.

About the author: Prensa CNC