LA LEY DE DESARROLLO RURAL GARANTIZA A EJIDOS Y RAMAS DE PRODUCCIÓN, ASIGNACIÓN DE RECURSOS FISCALES: RUBÉN ESCAJEDA

· Como unidades de producción, podrán recibir recursos de la Federación para impulso de proyectos productivos
· Fue una lucha de la CNC, de 25 años y de distintos dirigentes cenecistas

La reforma de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, aprobada por la Cámara de Diputados y enviada al Senado de la República para su análisis y aprobación, incorpora una fracción al Artículo 2 que considera al ejido y a las ramas de producción como figuras asociativas, con personalidad jurídica para todo lo relacionado con el desarrollo y ejercicio del presupuesto federal agropecuario, señaló el líder de la Confederación Nacional Campesina, Rubén Escajeda Jiménez.

Este instrumento jurídico, dijo, será reconocido por las demás dependencias federales de apoyo al campo, de manera particular por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, dentro de un catálogo de proyectos y programas de cobertura nacional.

En el marco de la celebración del 79° Aniversario de esta organización, destacó que la disposición jurídica señalada, incluye a las organizaciones nacionales, estatales y municipales. Así, las unidades de producción, incluidos los grupos pequeños y las Ramas de Producción, serán reconocidos por la Secretaría de Agricultura con la misma connotación, tanto a las que ya existen como a las que se creen en el futuro.

En su oportunidad, el diputado federal Javier Santillán Oceguera, señaló al respecto que fue una batalla de 25 años desde 1992, cuando se dio por concluido el reparto agrario. Sin embargo, cuando ocurrió el cambio de partido en el gobierno federal, los conflictos agrarios fueron asumidos por la Procuraduría Agraria, en tanto que la CNC quedó impedida para continuar la lucha por la identidad de recursos y programas que había tenido entre sus atribuciones anteriores.

El momento decisivo llegó al Congreso durante los liderazgos cenecistas de Cruz López Aguilar y Gerardo Sánchez García, y como legisladores Manuel Cota Jiménez y el actual líder, Rubén Escajeda Jiménez.

Las dos administraciones panistas se esforzaron por nulificar a la CNC y promovieron multiplicar organizaciones; favorecer apoyos individuales, operación

de despachos contables especializados en ‘bajar recursos’, que difícilmente llegaban a los beneficiarios. “Esto nos condujo a volvernos una ‘organización testimonial’. Nunca llegan los recursos suficientes ni en cantidad ni en oportunidad”, señaló Santillán Oceguera.

La iniciativa de reforma a la Ley de Desarrollo Rural, dijo el diputado Santillán, no fue de un legislador en particular o de grupo, sino que fue de la Confederación Nacional Campesina, producto de sus asambleas, de sus reuniones del Consejo Político y depurada en el Consejo Técnico Consultivo de la organización.

En el artículo 145 de la Ley, se señala claramente que el Gobierno de la República reconocerá esta reforma y ahí se describen los requisitos que se tienen que cumplir para poder tener acceso a los recursos económicos.

En estas condiciones, la Cámara de Diputados aprobó la Ley de Desarrollo Rural Sustentable y aún queda un camino complicado en el Senado de la República. Se espera que la apruebe y tenemos que dar la batalla para sacarla en los primeros meses entre septiembre – octubre, para que las ramas de producción puedan tener ejercicio del presupuesto el próximo año.

Dependerá de los liderazgos futuros de la CNC, para que esta Ley tenga vigencia y se respete el derecho de los ejidos como unidades de producción.

La Ley tiene una característica, que nos facilita una organización que tiene grandes retos en el futuro. Tenemos que “destapar” semilleros de liderazgos en todo el país, de dirigentes políticos que pongan énfasis y su espacio; que den respuesta con vigor entre la gente del campo.

Acerca del autor: Prensa CNC